UNA LECCIÓN A CONSIDERAR

Compartimos un artículo de Juan Carlos Valdivia, publicado en el diario Correo de Lima, sobre el grave problema de Siguas, debido a que en su suelo se ha formado un bolsón de agua, derivado de la irrigación de Majes, que amenaza sus cultivos y hasta la carretera Panamericana Sur.
Un problema semejante se presentará en La Punta de Bombón, si como se pretende se irriga todas las partes altas. Ahora logramos entender porque los viejos punteños se oponían a cuanto proyecto pretendía irrigar la pampa alta, por temor a la revenidura decían. El tema amerita una reflexión.

La Panamericana Sur
Juan Carlos Valdivia, diario Correo, Lima 11 de junio

San Juan de Siguas es un valle arequipeño de donde proviene mi familia materna. Queda en la quebrada que divide las pampas de Majes, donde hace décadas se desarrolló la irrigación, y las pampas que serán irrigadas como parte del proyecto de irrigación Majes II.
Producto de la irrigación de las pampas por cerca de cuarenta años, en su subsuelo se ha formado un bolsón de agua que está buscando salir hacia la superficie, empujando las paredes que forman la parte norte del valle, produciendo deslizamientos que ya han cubierto importantes áreas de cultivo, convirtiendo en pantanales lo que eran tierras productivas.
Hace dos semanas, la web del diario Correo mostraba imágenes de casi dos kilómetros de derrumbes. Lo grave de la situación es que los deslizamientos están cerca de afectar la carretera Panamericana, lo que cortaría el tránsito por largo tiempo en esta vital vía.
Como suele ser en nuestro país, este es un problema que ya tiene varios años. Se han hecho estudios y más estudios, pero el Gobierno Regional de Arequipa no ha podido desarrollar algún proyecto que permita la utilización del agua subterránea o de reforzamiento de las paredes del valle. Y lo más probable que esto se repita en la pared sur, cuando se ponga en ejecución Majes II.
De producirse un derrumbe que afecte el tránsito por la Panamericana, Lima recién se dará por enterada del problema. Y entonces se producirán nuevos estudios y diagnósticos, y recién entonces alguien tomará alguna decisión. ¿Por qué esperar?