¡Ya no manipulen ni engañen al pueblo…!

Por “El Piquero observador”

¡Atención!, orejas paradas, oídos atentos y ojos avizores. Qué vergüenza queridos oyentes. La semana pasada unas doscientas personas fueron traídas en camiones y camionetas para decir no, pero cuando se le preguntaba a algunas de ellas por qué dices no. Ninguna supo explicarse.

Lo que pasa es que se les ha mentido y estas personas de buena fe, de buena intención vienen siendo engañadas y manipuladas por estos sinvergüenzas. Ponte una mano en el pecho y respóndete si alguna vez los señores que te llevan como si fueses una carga se han puesto a pensar en cómo es que tus hijos pueden mejorar su situación a futuro.

Ponte una mano en el pecho y pregúntate si confías en ellos. Ponte una mano en el pecho y pregúntate si asiste por voluntad propia o porque te amenazan, te chantajean, o te ofrecen una mísera lenteja de las muchas que ellos buscan cobrar.

Esas cosas cuestan, la gasolina, las banderitas, los altavoces, los perifoneos, ¿quién los financia? ¿quién quiere que sigamos como estamos? ¿quién quiere que nunca recibamos Canon y Regalías? No será que quieren llevársela solos.

¡Basta ya de mentiras!, todos sabemos que si en el desierto se construye una mina, ésta no estará en el valle de Tambo ni nos va a afectar. Todos sabemos que empleará agua de mar. Todos sabemos que no habrá polvo. Dejen de mentir, dejen de engañar. ¡Basta ya!