Quellaveco no dejará sin agua el Valle del Tambo

Anglo American, cuya empresa consorciada con Mitsubishi explotará Quellaveco, precisa que las dudas no tienen fundamento lógico. La operación minera usará 22 millones de metros cúbicos (MMC) de agua al año. En su página web informa la compañía que de ese total, 18 MMC (80%) se tomarán del río Titire, que contiene arsénico y por lo tanto no es apto para el consumo humano, y 4 MMC (20%) del reservorio Vizcachas, que almacenará unos 28 MMC por año de los 60 MMC de su máxima capacidad. El resto del recurso que quedará en esta represa estará disponible para la agricultura de Tambo en el momento que requieran.

Mientras tanto, en Moquegua, los reclamos se centran en las compras locales y el empleo. Ha esta región ha llegado el ministro de Energía y Minas Francisco Ísmodes, quien presentó a Agapito Mamani como su representante ante el Comité de Monitoreo, Seguimiento y Vigilancia, creado después del cierre de la mesa de diálogo en el 2012. Relata La República, que el ministro Ísmodes señaló que se reunirá con funcionarios de la empresa para exigirles que cumplan los acuerdos. Un sector de empresarios, colegios profesionales y dirigentes reclaman que se tome con prioridad a personal de la zona en obras de Quellaveco.

Los agricultores del valle del Tambo, en Arequipa, están inquietos aunque sin motivo razonable alguno. Según un diario local, temen quedarse sin agua cuando entre en operación el proyecto Quellaveco, ubicado en la parte alta de Moquegua, donde nacen parte de los afluentes que llegan a la costa arequipeña. “Los tambeños dieron plazo de 10 días al presidente Martín Vizcarra y ministro de Agricultura Gustavo Mostajo para que vayan a Tambo a exponer y retomar la licitación y construcción de la represa Paltuture y así evitar conflictos. Exigen el embalse aduciendo que al haber aumentado la capacidad de producción en el proyecto cuprífero a 127,500 toneladas métricas (TM) por día, se triplicará el uso del agua. Temen que con esto el caudal del río Tambo, que riega el valle del mismo nombre, disminuya”

Fuente: La República