PINCELADAS DE BOMBON

A escasos 500 metros de La Punta se levanta Bombón, altivo, en medio del verdor del valle. Su nombre está ligado al dulce, al caramelo. Estás como un “bomboncito” suele decírsele a una chica linda. Desde el punto de vista toponomástico, la palabra bombón deriva del “pum pum” que hacen las olas del mar. Tiene pues un nombre onomatopéyico.
La historia de este pueblo comienza con la instalación de un trapiche para la molienda de caña. Allí se fabricaba: azúcar, chancaca, alfeñiques, cañazo.
El molino formado por tres cilindros, era accionado con burros, caballos… Los burros cargaban la caña y los machos daban vuelta al trapiche. Trabajaban en estos menesteres: Lucas Linares, José Valdivia, Saturnino Rosales, Jesús Linares.
Quedaban vestigios de la casa hacienda, al costado de la cancha donde se realizaban “Las amarguras”. Allí había un palmo grande, donde solía sombrearse don Juan de Dios Llosa, propietario de estas tierras.
Ante la necesidad de braceros, se “importaron” de Characato: Martín Linares, Mariano Guillén, Juan “Chiquito” Herrera, Manuel Salas Pinto; y de Yarabamba; Mariano Arenas.
Alrededor de la casa hacienda, fueron construyendo sus casas “los characatos”, mote con el que los viejos distinguían a los lugareños, para así dar origen a este pujante pueblo. Hoy tiene una luz espléndida, mejor que en La Punta, dicen los bomboneños sin inmutarse, construcciones modernas, agua potable y desagüe, un templo hermoso, una escuela que cada vez avanza más y más y cuyo local suele tomar para la celebración de las principales fiestas de la comunidad y un complejo deportivo, que es el mejor del distrito.

LA CANDELARIA
Fue norma de los españoles, al fundar pueblos y ciudades, ponerlos bajo la advocación de un santo patrono. Bombón siguió la tradición y escogió a la Santa Cruz. Pasa el tiempo y hace 70 años, más o menos, se inicia el culto a la Virgen de la Candelaria, igual como en Characato y en Cayma (Arequipa).
La imagen fue traída por Carmen Eguiluz Zanabria de Ortega y Sofía Tejada de Linares. La primera capilla se construyó con caña y barro. El terreno fue donado por la señora Candelaria Beltrán, madre de Juan de Dios, Rosa Albina y Natividad Llosa Beltrán. ¿Habrá alguna relación entre el nombre de la esposa del dueño de la hacienda y la Patrona de Bombón?
La nueva capilla se construyó bajo la dirección del Comité Pro-Capilla integrado por Santiago Aguilar, R Eynaldo Herrera y Serafín Paz; secundados por las Sras. Domitila Rospigliosi, Lastenia Eguiluz, Francisca Cáceres, Angelita Urdanivia y Rosario Pinto de Farfán.
Se lograron los fondos necesarios, entre otras actividades pidiendo arroz en cáscara en las eras y papas en los escarbos.

FREEDY VALDIVIA : GRAN ANIMADOR DE LA CULMINACIÓN DE LAS OBRAS:
Freddy Valdivia Bravo, nacido en Mollendo, hijo de padres bomboneños radicado en Brasil, ingeniero civil de profesión, decidió terminar todos los trabajos de la iglesia; el altar en madera tallada ; la mesa de mármol para la celebración de misas, el cambio de puertas, el coro y su escalera, la iluminación total del recinto.
Freddy nos comentó que siente una gran devoción por La Candelaria. “Siempre que estoy en momentos difíciles, me encomiendo a ella y salgo airoso”, dice.

LOS CHOLLONCOS
Siempre sentimos curiosidad por esta avecilla. Preguntamos a Don Santiago Aguilar y Máximo Beltrán, sobre su origen: Los Llosa los trajeron en jaulas desde Valparaíso. Vivieron en un eucalipto que había en la casa hacienda. Rápidamente se multiplicaron y era posible verlos en los arrozales, principalmente.

LAS AMARGURAS
Una de las fiestas más tradicionales de Bombón fueron sus amarguras. Se celebran 9 días después de carnaval. Se traían 2 o 3 pianos (Juan DIALAU, Pablo Acosta y Pastora de Cárdenas) y vino de Moquegua.
Número central de la fiesta: la pelea de toros. Son muy recordados los que sacaban a la cancha Ignacio Cárdenas, Marcial Córdoba, Honorio Villamar, Daniel Valdivia, Moisés Alfaro (El Catarpillar).
Los picantes también eran cosa sería. Dos tenían que comer de un plato, pues uno sólo no podía terminarlo. La gente que venía a visitar Bombón comía gratis. Eran muy conocidas las chicherías de las Sras. Lucía Pinto y Peta Pacheco.Hoy las amarguras han sido remplazadas, como signo de los nuevos tiempos, por las yunzas.

EL FUTBOL
Yo traje el fútbol a Bombón, dice don Santiago Aguilar. Ello ocurrió en 1908, cuando llegué de Tarapacá (Estación Catalina, donde mi padre era fogonero).
Yo le llevaba desayuno todos los días y regresaba con mi canasta llena de carbón. Solía quedarme en Pisagua donde había dos equipos que jugaban con pelota de trapo. Contemplaba con satisfacción y curiosidad esos partidos interminables. Aprendí en esa forma los secretos de este deporte que concita la atención de multitudes y que dejaron los marineros de un barco inglés que llegó en 1902 a Tarapacá.
“Almirante Grau” fue el equipo que organizamos en Bombón. Lo integrábamos: Marcial Córdoba, Teodoro Ortega, Manuel Flores… Más adelante Filiberto Guillén fue el animador del “REAL MADRID”.
En la Punta por ese entonces se fundaba el “Alfonso Ugarte” bajo la presidencia del preclaro caballero don Guillermo Rivera Riega y con el entusiasmo de Manuel Tejada, Luis Villanueva y Simón Torres; y el Sport Perú por iniciativa del zapatero Baldárrago, Ricardo Morales, Carlos Torres y Teófilo Torres.

EL ARROZ
Los inicios de Bombón se vinculan con la caña de azúcar. Esta con la familia Llosa. Luego se la reemplazó por el arroz. Don Mariano Tejada mandó instalar un ingenio para quitar la cáscara al cereal; manejó estas máquinas durante 23 años (10 con el caballero y 13 con Mario) Serafín Paz Torres, más conocido como “Marítimo” quien llegó a estas tierras allá por 1940. El motor era extranjero, todo lo demás fue hecho en Cocachacra por el Ing. Pascual Núñez, nos cuenta Marítimo.
Se llegaron a pilar hasta 100 quintales diarios. Bombón era pues zona arrocera. La escasez de agua ha motivado el cambio en los cultivos. Hoy con el progreso de la ganadería todos son alfalfares. Es raro ver los ajizales que antaño Bombón exhibía con orgullo.

EPILOGO
No quisiéramos concluir esta nota, sin recordar a caballeros que nos adelantaron en el viaje sin retorno y que por sus acciones permanecerá eternamente en nuestro recuerdos Santitos Álvarez, Estebitan Almonte, Juan de Dios Zevallos ,Miguel Pacheco Salas, y tantos otros que se quedan en el tintero. (Eddy Vásquez).
CALLE

panoramica  iglesia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *