ISAAC TORRES OLIVA

ISAAC  TORRES OLIVA

Por: Efraín Astete Choque

El pasado 2011 el profesor, abogado y escritor mollendino Isaac Torres Oliva cumplió cien años. Nació el mismo año en que José María Arguedas viera por primera vez la luz del día.

Él, a pesar de su avanzada edad, se mantiene lúcido y fuerte. Hace gala, en reuniones donde le rinden tributo, de sus cualidades oratorias. La gente que lo escucha no sale de su asombro al notar la vitalidad del patriarca porteño.

Isaac Torres es un escritor multifacético. No le es ajena la poesía, el cuento, la novela ni el teatro. En todos estos géneros ha publicado trabajos que son leídos por grandes y chicos en la región.

El poemario que le abrió fama de buen poeta fue aquel titulado El espejo de tu tierra, que en su interior cuenta con finas ilustraciones del gran pintor arequipeño Carlos de la Riva. En esta obra se nota el espíritu satírico, bromista, de Torres Oliva.

En el género cuento ha reunido un conjunto de relatos en las colecciones Aremol I y II. Por estas narraciones fue premiado en el concurso nacional Horacio de la Derrama Magisterial (Tercer puesto), hace un par de años.

Tiene en su currículo literario, además, dos novelas que deben ser editadas por el gobierno regional u otra entidad que fomenta la cultura: Poncho negro y Fortunato Fortún. En teatro ha escrito El diputado Cutire.

Ha redactado más de ciento cincuenta anécdotas sobre personajes e instituciones de Mollendo y Arequipa. Los títulos El regreso de los brujos y Pequeñeces son colecciones de mitos.

En el campo jurídico ostenta el documento Los principios del derecho procesal. Entre sus aportes a la educación básica regular el texto Literatura peruana. En resumen, Torres Oliva, es un hombre que ha luchado y lucha porque Arequipa siga siendo el faro de las letras y la cultura en general, el ejemplo a seguir en el sur del Perú.

Actualmente está estructurando un cuento que trata sobre un individuo que sufre de Alzheimer. Está dándole cuerpo al personaje y al argumento del relato, hace trabajar, a la sombra del Misti y los reflejos del sol arequipeño, su brillante y excepcional cerebro.

Isaac vive en Yanahuara, cerca al colegio Antonio José de Sucre. El que lo visita y conversa con él queda gratamente impresionado por su cortesía y buen humor, por sus sabias reflexiones.