GEOGRAFÍA FÍSICA DE LA PROVINCIA DE ISLAY

 

La provincia de Islay está ubicada en el sur del departamento de Arequipa. Por el norte colinda con las provincias de Camaná y Arequipa, por el este con el departamento de Moquegua, mientras que por el oeste la bordea el Océano Pacífico. Su extensión territorial alcanza los 3 688 km2.

El litoral marino corre en dirección ONOESE y desde el límite con la provincia de Camaná hasta Mollendo es de carácter rocoso, con acantilados bajos, caletas pequeñas e islotes en uno que otro lugar. Desde Mollendo hasta Corío se extienden grandes playas arenosas, interrumpidas sólo por la desembocadura del río Tambo y por algunas rocas cerca de Mejía. Desde Corío hasta el límite con el departamento de Moquegua el litoral es nuevamente del tipo rocoso.

Detrás del litoral se levanta la Cordillera de la Costa, popularmente conocida como las lomas, la misma que está separada del mar por una franja angosta de terrazas de origen marino que tiene un ancho variable de 1,5 Km Las terrazas, cortadas por numerosas quebradas secas, ascienden a alturas de 300-400 m. sobre el nivel del mar y su borde interior, donde tocan las laderas de las lomas, es abrupto.

Las lomas corren en dirección paralela al litoral y tiene un ancho de 10-20 km. Esta cadena está compuesta de rocas graníticas y, por lo general, muestra contornos suaves y maduros. Las laderas se levantan muy inclinadas desde las terrazas costaneras, llegando a alturas de más de 800 m. a corta distancia del mar. Hacia el interior hay cumbres mayores que localmente sobrepasan los 1 500 m. Toda la cadena está cortada por quebradas secas.

Hacia el interior, las lomas tocan las pampas, que se extienden hasta más allá del límite norte de la provincia. Estas pampas, compuestas de areniscas terciarias, pertenecen a la franja de “súper desiertos” situados entre las lomas y el pie de la Cordillera Occidental de los Andes. A lo largo del borde interior, las lomas tiene una altura de 900 – 1000 m sobre el nivel del mar levantándose suavemente hacia el interior.

El río Tambo baja de las serranías moqueguanas e ingresa a la provincia por el este, a través de un valle angosto y profundo. Más debajo de Cocachacra, su piso se ensancha mucho y el río llega al mar luego de cruzar un gran abanico aluvial. Como todos los ríos de la costa peruana, el Tambo es de corriente rápida y su volumen varía mucho estacionalmente, registrando su mayor caudal entre los meses de enero a marzo inclusive.

CLIMA

Toda la provincia pertenece a la zona desértica que caracteriza la costa occidental de Sudamèrica, desde los 4ºS en el noroeste del Perú (Piura) hasta los 30ºS en el norte-centro de Chile (Coquimbo). Sin embargo, en la provincia se puede distinguir dos tipos de clima pues las condiciones que predominan en las pampas interiores difieren mucho de las reinantes en las proximidades del mar.

La mayor parte de la provincia, exceptuando las pampas del interior, está muy influenciada por las aguas frías de la Corriente Peruana (o de Humboldt) que afloran a lo largo del litoral. Las temperaturas, tanto del aire como del mar, son mucho más bajas de lo normal correspondiente a su latitud geográfica, y en Mollendo la media anual es de solamente 19º C. Las temperaturas del mar próximo al litoral son aún más bajas, promediando 15º – 16º C. La humedad ambiental es alta durante todo el año, pero prácticamente no hay lluvias verdaderas, aunque pueden caer lloviznas suaves, principalmente entre julio y octubre, cuando el cielo está encapotado con nubosidad baja durante la mayor parte del tiempo. Estas precipitaciones ligeras, dan un acumulado anual promedio de menos de 20 mm en Mollendo, pero deben ser sustancialmente mayores en las laderas de las lomas orientadas hacia el mar, aunque no existen datos precisos al respecto.

Las condiciones en las pampas interiores son las de un superdesierto, prevaleciendo un clima asoleado y seco durante todo el año. Las precipitaciones son prácticamente nulas, con un promedio anual de menos de 5 mm. No obstante su altura, de más de 1000 m sobre el nivel del mar, el promedio anual de la temperatura ambiental en las pampas es de 18º C, casi igual al de Mollendo, pero con oscilaciones diarias mucho más amplias.

A intervalos irregulares de años, las condiciones climáticas sufren tránstornos ocasionados por el Fenómeno del Niño. En tales períodos, la temperatura del mar aumenta considerablemente y pueden caer lluvias verdaderas. Los efectos de las condiciones marinas anómalas son catastróficas para las aves marinas endémicas, produciéndose una gran mortandad.

CAMPOS VITALES

En la provincia de Islay existen 10 campos claramente diferenciados, cada uno, de los cuales puede subdividirse a su vez en microhabitats.
Las divisiones principalmente son las siguientes:
El océano abierto; El mar litoral; El litoral rocoso; El litoral arenoso; Las terrazas costaneras; Las lomas exteriores; Las lomas interiores; Las pampas superdesérticas; Los campos irrigados; Los humedales.
Las características esenciales de estos campos vitales se resumen a continuación:

Océano abierto

Es el mar abierto frente a la costa, donde tiene una profundidad mayor a los 200 m, a la cual se llega a distancias de 10 – 15 km desde el litoral. La temperatura superficial del agua es algo más alta que la del mar adyacente a la costa y aumenta gradualmente mar adentro.

Mar litoral

Es el mar inmediatamente adyacente a la costa, hasta una profundidad de 200 m. En esta franja se encuentran, normalmente, las aguas más frías.

Litoral rocoso

Comprende acantilados, rocas, islotes y pequeñas caletas que pueden tener playas reducidas, pedregosas o arenosas.

Litoral arenoso

Extensas playas arenosas de ancho variable. En algunos sectores, hay manchas de vegetación halófilas en la parte superior de la playa, más arriba del alcance normal de las mareas, incluyendo plantas como Sesuvium portulacastrum, Frankenia peruviana y Disticblis spicata.

Terrazas costaneras

Terrenos arenosos o pedregosos, prácticamente sin vegetación permanente, pero que se cubren de hierbas bajas y ralas en años húmedos. Como elementos florísticos propios de este ambiente se puede señalar al “amanecer” Zephyranthes albicans en los arenales y al palo-palo Nolana adansoni en sitios pedregosos. Entre las pocas plantas perennes se puede citar diversas cactàceas, que crecen principalmente en las márgenes de las quebradas secas.

Lomas exteriores

Se trata de las laderas y quebradas de las Lomas orientadas al mar y a alturas mayores a los 400 m sobre el nivel del mismo. Aquí se encuentra el clima más húmedo y fresco de la provincia, y la frecuencia de nieblas y lloviznas en los meses de invierno y primavera permite el crecimiento de bastante vegetación herbácea, cuyo desarrollo varía mucho de un año a otro. Normalmente, las plantas están activas entre julio y noviembre y como elementos dominantes se puede mencionar el “suncho” Viguiera, “ortiga” Loasa, “ambarina” Verbena “tabaquillo” Nicotiana y diversas malváceas.
En algunas quebradas también hay vegetación arbustiva, de Heliotropium y otros y hasta pequeños árboles de “tara” Caesalpinia tinctoria “molle” Schinus molle y “mitu” Carica candicans. En determinadas quebradas, cerca de aguadas, hay pequeñas plantaciones de olivos e higos.

Lomas interiores

Hacia el interior de las Lomas, con el clima más seco, la vegetación se empobrece rápidamente y se convierte en una asociación muy diferente a la de las laderas orientadas al mar. Allí predominan las plantas xerófilas, tales como cactáceas de varias especies y géneros y bromeliáceas terrestres, Tillandsia spp. Sólo en años excepcionalmente húmedos brota una vegetación herbácea rala y baja. Conforme aumenta la distancia del mar, la vegetación se hace cada vez más escasa y en el borde interior de las lomas, donde éstas se juntan con las pampas interiores, prácticamente no existe vegetación.

Pampas superdesérticas

Las pampas interiores carecen totalmente de vegetación, excepto pequeñas asociaciones de bromeliáceas terrestres, Tillandsia spp., en uno que otro lugar próximo al borde interior de las Lomas.

Campos irrigados

Comprende el piso del Valle de Tambo y los terrenos irrigados, ganados al desierto, de las terrazas costaneras inferiores, entre Ensenada, Mejìa y Mollendo.

El valle de Tambo es intensamente cultivado, produciendo caña de azúcar, arroz, papas, cebolla, ajos, ají y otros productos en menor escala. El árbol más típico es el “sauce” Salix humboldtiana y cerca al río has vestigios del monte ribereño, compuesto principalmente de matorrales espesos de “chilco” Baccharis spp. “toñuz” Pluchea chingoyo y “pájaro bobo” Tessaria integrifolia

mollendo.vegetacion